miércoles, 6 de octubre de 2010

Revolucion del 6 de octubre de 1810

LA REVOLUCIÓN ORUREÑA DEL 6 DE OCTUBRELa sucesión de estos eventos, de ninguna manera indiferentes a la Villa de Oruro, inflamo los ánimos de los moradores de ardor pre-básico. Las autoridades estaban temerosas y algunos vecinos en aprestos de algo que no demoraría en ocurrir.
Se llego a la tarde del 6 de octubre. El Cabildo estaba reunido y consideraba a las ordenes de Nieto. Al anochecer, de pronto la campana grande de la matriz tocó a rebato en convocatoria a la población. La gente empezó a reunirse en frente al Ayuntamiento. Se escuchaban gritos de “¡Viva la Patria!”, en claro pronunciamiento por la libertad. Todo se había organizado por Tomas Barrón, subdelegado de hacienda y guerra; José Mariano del Castillo, regidor y alcalde mayor provincial; y José Antonio Ramallo, alcalde ordinario de primer voto.
La sesión del Cabildo fue suspendida momentáneamente, mientras se indagaba el porque del tumulto en la Plaza. El regidor del Castillo informó a los cabildantes que el pueblo se había amotinado: “Oruro pertenece al Virreinato de Buenos Aires con quien debe estar y obedecerle, revelándose contra las disposiciones del Virrey Abascal del Peru, sumiendoles en la
Confusión.
La reunión fue levantada mientras el gentío, mas tumultuado, se empeñaba en la deposición de las autoridades.
La única como débil reacción provino del ministro contador Sánchez Chávez. Trato de restablecer el orden al mando de pocos guardias que le obedecían, terminando por encerrarse en el edificio de las Cajas Reales. Barrón asumió públicamente la dirección de la revolución. El pueblo insurreccionado era dueño de la Villa, pero no había depuesto al gobierno.
Se amaneció al 7 de octubre. La situación continuaba sin definir pero con el pueblo mas rebelde. Esa noche, el contador Sánchez huyo de la Villa. Los regidores Soriano, Unanue y Contreras Loayza, optaron también por irse eludiendo responsabilidades.
El 8 de octubre, la Villa de Oruro no tenia completo su gobierno, facilitando la definición del pronunciamiento. El alcalde ordinario de primer voto José Antonio Ramallo y el regidor alcalde mayor provincial José Mariano del Castillo, convocaron a Cabildo Abierto para designar a nuevos corregidores. Tomás Barrón era gobernador de hecho.
Consecuentemente, el “Cabildo Revolucionario” fue constituido por Ramallo, Del Castillo, José Manuel Santander, Francisco Guerra, Tadeo Tovar y José Arze ante la aprobación del vecindario.
Fueron las primeras providencias:
1.- Reconocer obediencia a la Junta Gubernativa de Buenos Aires;
2.- Reconocer y apoyar a la Revolución de Cochabamba y su gobierno (Del Rivero);
3.- Preservar los dineros de las Cajas Reales para la causa; y
4.- Organizar milicias con voluntarios.
Consolidada así la revolución orureña del 6 de octubre de 1810 decididamente libertaria, el día 22 se recibió al gobernador de Cochabamba, Tcnel. Francisco del Rivero al mando de tropas entre cuya oficialidad superior contaban Esteban Arze y Melchor Guzmán Quitón.
Barrón, Del Castillo y Ramallo sostuvieron conversaciones con Rivero, Arze y Guzmán, sin duda en torno al proceso insurreccional.
Los levantamientos libertarios de Cochabamba y Oruro, aseguraron en el Alto Perú, el desplazamiento de las tropas del Primer Ejercito Auxiliar argentino, que por la region sur se dirigía hacia Potosí. Allí, Paula Sanz y Vicente Nieto, concentraban tropas realistas para restablecer el orden colonial.
En otras palabras, la historia nos muestra que Oruro en el episodio del 6 de octubre de 1810, con la participación de Tomas Barrón; una vez mas es el protagonista en el campo de buscar la liberación del Alto Perú, de la hegemonía española. Por eso nosotros los orureños lo consideramos como el Segundo Acto Revolucionario que plegándose a las revoluciones de Cochabamba y Buenos Aires, contribuyó finalmente a la expulsión de los ibéricos.
De ahí que debemos destacar que esta segunda épica acción realizada por Tomas Barrón, no ha sido sino el emular, lo que fue el glorioso 10 de febrero de 1781; donde patriotas protomártires dieron el Primer Grito Libertario en Latinoamérica, ocupando el municipio de Oruro por varios meses, para luego ser dominados por las fuerzas realistas que reeditaron matanzas de ciudadanos orureños y los demás encarcelados en las mazamorras de Buenos Aires donde murieron.
Heroica ofrenda de sus vidas, por una causa de libertad plena, para hombres y mujeres del continente latinoamericano.
Honor y Gloria a los paladines del 10 de febrero de 1781 y el 6 de octubre de 1810, que marcaron una historia grandiosa en esta Patria llamada Bolivia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada